Saint Seiya Otherworld - RPG
Historia
Primera Parte: El inicio de Todo
La historia se inicia a partir de “La Gran Explosión”. Cronos fue el detonante de dicha explosión. Así es, Cronos es la divinidad del origen, además es el padre del Todopoderoso, Zeus. La Voluntad Divina se desarrollo en el vacío del espacio expandiéndose como Cosmos. Esa Gran Voluntad, fue desencadenada por La Gran Explosión y dio origen a todas las estrellas. La Gran Voluntad creo cierto planeta, llamado Gaia y Pontos y también a Uranus. Entonces empezaron a surgir las primeras divinidades en dicho mundo, posteriormente la humanidad aparecería. A partir de la expansión humana en la tierra, empezaron a aparecer ciertos mitos humano, Jesucristo, Buda, etc., todos éstos lograron alcanzar La Gran Voluntad. Se dice que los dioses dominan La Gran Voluntad, la cual está más haya de los 6 sentidos de los humanos. Algunos de estos humanos son capaces de sobrepasar el sexto sentido para alcanzar la esencia de su Cosmos. Los que alcancen el Séptimo Sentido serán considerados seres elevados casi divinos. Pero los dioses que comprenden La Gran Voluntad son sólo tres. Zeus, Poseidón y Hades. Fue entonces que las personas empezaron a adorarlos por su dominio y poder. Zeus pasó a gobernar el cielo y la tierra. Poseidón el océano y Hades el Inframundo. Athena aparece de la cabeza de Zeus y éste le deja el mando de la tierra a la diosa. Poseidón al enterarse de que Zeus había abandonado la Tierra, decide reunir a sus guerreros Marinos para destronar a la diosa de la Tierra y así proclamarse máxima autoridad de la misma. Los Marinos de Poseidón tenían unos trajes protectores “Escamas” hecho de Auricalco, lo cual lo hacía prácticamente invencible. Fue así que los protectores de la diosa fuera cayendo uno a uno. A partir de este hecho, toda confronta hecha por los que entienden La Gran Voluntad, pasa a ser llamada Guerra Santa o Guerra Sagrada. Fue entonces que Athena, a pesar de detestar las armas, decide mandar a fabricar los Cloths para poder luchar en igualdad con los Marinos de Poseidón. Entonces, la diosa, le pide a los Alquimistas del Continente Mu que fabrique dichos Cloths. Ocho Santos de Athena se dirigen a la Atlántida para destruir las ambiciones del Dios del Mar, tras ver que éste provocaba el Gran Diluvio y maremotos. Atlántida se hunde y el alma de Poseidón es sellada en el polo norte. Algunos Santos fueron encomendados a vigilar el alma de Poseidón. A estos Santos se los llamó Los Guerreros Azules. Después de la primera Guerra Santa, Atena luchó contra los Gigantes, seres engendrados por Gaia en secreto. La guerra contra los Gigantes es llamada Gigantomaquia. Debido a la Gigantomaquia el continente Mu se hunde, perdiéndose muchas vidas de los alquimistas, quienes habían fabricado los Cloths. Siete generaciones después de este hecho, se funda el Santuario. Ahora que Poseidón había quedado atrapado, Hades, el Rey del Inframundo, tenía su oportunidad para poder dominar la Tierra. Por lo tanto, el Rey Oscuro incitaba al dios más violento, Ares, a que éste ataca a la diosa de la Tierra. Se dice que la guerra entre Athena y Ares ha sido una de las más violentas de todas las que hubo. Gracias a la intervención de las armas del Cloth de Libra, los Santos pudieron derrotar a los Bersekers. Ares al ver que sus guerreros fueron completamete derrotados, se refugió en el Inframundo. Tiempo más tarde uno de los Santos de Athena, descubre la existencia de una Isla cerca del Ecuador. Aparentemente sería los vestigios del continente Mu hundido en el enfrentameinto contra los Gigantes. En esta Isla se encontraban una cantidad considerable de Cloths pero éstas eran completamente oscuras. Al lugar éste se lo llamo Death Queen y a los negros se lo llamó Cloths de la Oscuridad. Athena descubre que los Santos que vestían estos Cloths sólo usaban sus corazas para su propio beneficio. Por lo cual, la diosa decide bloquear a los Santos de la Oscuridad dentro de la Isla. Así es, hay un Santo que está confinado a permanecer en la Isla con una Máscara, la cual “tiene poderes enormes”, para poder evitar el escape de los Santos Negros.

Segunda Parte: El nacimiento de la Diosa
Hace trece años, el Santuario celebra el nacimiento y nueva reencarnación de la diosa Athena. Sin embargo el Pope sabe que el nacimiento de la diosa significa el preludio a un nuevo enfrentamiento con Hades, por ello, convoca a todos los Santos de Oro para que se reúnan en el Santuario. A uno de los santos dorados, se le encomendó la misión de vigilar el Santuario de Poseidón, mientras que a otro de estos caballeros se le encomienda la tarea de buscar a jóvenes guerreros que en algún momento puedan vestir las sagradas armaduras del Santuario. Es el año 1990, y han pasado 217 años desde que la última reencarnación de la Diosa Athena había partido de este mundo. Poderosas energías aparecieron en el firmamento, y con ello los Dioses volvieron a pisar la Tierra. Nuevos males se acercan y son capaces de destruirlo todo, por lo que estos jovenes guerreros deberán volver a vestir sus ropajes sagrados.
Administración
Etsu, Takamura y Derian (Administradores)
Aquiles, Haku y Shirou (Moderadores)
Últimos temas
» Petición de Caballeros de Athena
Dom Feb 25, 2018 2:31 am por Vartus

» Hola a todos
Dom Feb 25, 2018 2:30 am por Vartus

» Shinobi's Justice [Retiramos su botón]
Vie Sep 08, 2017 12:13 pm por Invitado

» hola seguimos vivos ?
Mar Ago 22, 2017 1:17 pm por Makoto sakuragi

» La Pluma y la Ficción [Afiliación Elite]
Sáb Ago 05, 2017 12:48 pm por Invitado

» Ficha Base
Sáb Jul 29, 2017 1:00 pm por Makoto sakuragi

» Watnat vs Adelig
Mar Jul 25, 2017 3:22 pm por Etsu

» Entrenamiento Watnat Vs Yinn
Mar Jul 25, 2017 3:08 pm por Etsu

» Busco peleas
Lun Jul 24, 2017 11:01 pm por Yinn

» Se buscan enfrentamientos off-rol, temas on-rol y lo que puedan ofrecer
Lun Jul 24, 2017 10:56 pm por Loris

» Entrenamiento Watnat Vs Mihael
Lun Jul 24, 2017 6:15 pm por Etsu

» Kanimes - Afiliación Elite
Vie Jul 21, 2017 9:14 pm por Kaiser-

» Mihael vs. Loris
Jue Jul 20, 2017 9:47 pm por Etsu

» Petición de Cierre de Entrenamientos
Jue Jul 20, 2017 9:29 pm por Mihael

» Crowley vs. Adelig
Lun Jul 17, 2017 11:03 pm por Etsu

» Mihael vs. Adelig
Lun Jul 17, 2017 11:02 pm por Etsu

» Entrenamiento Watnat Vs Crowley
Vie Jul 14, 2017 11:41 am por Etsu

» Talos vs. Yinn
Miér Jul 12, 2017 12:57 pm por Etsu

Hermanos
Directorio
Elite
 photo untitled45.png Time Of Heroes Photobucket
Revisión programada: 01/08/2017, si su banner fue borrado por error, pueden informarnos y lo añadiremos en menos de 24 horas. Revisen en portal, quizás su banner pudo haber sido movido de lugar.
Créditos
» Foro de rol basado en el manga y anime de Saint Seiya, del creador Masami Kurumada, con líneas argumentales pertenecientes a sus administradores y usuarios. Tanto escritos como diseño, están protegidos bajo una licencia creativa, soportada y avalada por el derecho humano Nº27.
Skin/CSS/HTML by thecaptainknowsbest, Neeve y Takamura. No copiar por favor

Ficha de Acacius Hellmet

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Acacius Hellmet

Mensaje por Etsu el Mar Mayo 16, 2017 7:44 pm

Nombre: Acacius Hellmet

Edad: 17

Reino: Santuario

Rango: Aspirante.

Origen: Shoel Gahena 

Signo: Geminis

Aspecto


PersonalidadLuego de tantas perdidas, la crianza dificultosa y algo falta de afectos, Acacius se volvió un poco agresivo, serio y solitario, las contantes muertes lo hizo algo frio y poco misericordioso, muchas veces justificado por el estilo de vida con el que fue criado vivir o morir, pero aun así algunos breves momentos de amor le dieron fe en la vida y valentía para seguir, siempre idealizo un mundo mejor, las circunstancias siempre lo hizo mostrarse duro, inflexible y violento pero nunca fue su verdadera naturaleza, solo busca la paz, justicia y seguir sus ideales de creerles correctos. Tal vez también es algo arrogante con sus enemigos pero sin dudas es noble.


HistoriaAcacius nació en una Isla llamada Shoel Gahena, una isla la cual tenía como corazón un enorme volcán activo, tan grande que el suelo del lugar siempre está caliente, el aire está viciado por el humo y las cenizas, que cubren casi todo el paisaje. Cataclismos y explosiones constantes pueden oírse y son tan potentes que suelen lanzar bloques de granito y obsidiana, mortales para algún desafortunado distraído que no preste atención a los oscuros y viciados cielos de humo y tan ruidosos que pueden dejar sordo o desorientado a quien estuviese cerca de la boca del volcán, el mar salado alrededor de la isla está literalmente hirviendo turbulentamente, quien se atreva a intentar salir a nado terminaría simplemente cocinado. Nada puede sobrevivir allí, casi no hay vida, apenas algunos reptiles de sangre fría e insectos peligrosos se han adaptado al terrible infierno y el agua alrededor de la isla no es potable. Pero aun así eso no es lo peor de la isla, la peor parte es que este lugar es una prisión para los peores enfermos mentales de todo tipo desde asesinos hasta violadores, aproximadamente algo de 700 reos subsisten ahí divididos en bandos, compitiendo deslealmente, sin piedad por el poco alimento, agua y refugio, asesinándose, torturando, combatiendo con armas improvisadas o a puño limpio para luego devorarse los cadáveres o satisfacer sus necesidades carnales.                                         
Dos de estos criminales eran sus padres, quienes se enamoraron y conocieron en ese lugar, ellos tenían un grupo con los que trabajaban por sobrevivir, el grupo estaba conformado por personas que aun estaban algo cuerdos, pero con esta relación las cosas se habían complicado, el embarazo los retrasaba y los alimentos no eran suficientes, así que sus padres fueron expulsados librados a su suerte, su padre lo dio todo por mantenerlos con vida y finalmente la llegada de Acacius provoco lo que su padre temía, la muerte de su madre "Meira", el parto fue demasiado para una persona tan debilitada y sin atención medica  por lo que todo quedo en las manos de su padre "Igal", el era fuerte sabía defenderse y como sobrevivir, pero su edad no le daría mucho tiempo para estar con su hijo por lo que le dio lo único que tenia, su conocimiento y una tira de tela que fue el pañuelo que su madre usaba. A la edad de 7 Acacius vio morir a su padre debilitado por enfermedades que la isla podía causar en hombres cansados y más tarde pudo ver, escondido detrás de rocas, como otros se llevaban el cadáver para ser devorado.  Con el tiempo se unió a una banda siendo aun siendo un niño. Si bien lo consideraban una carga de todos modos lo aceptaron, allí conoció a "Thais" la hija del líder quien tenía casi su edad, ella era un Ángel en aquel infierno, por las noches lo visitaba y vendaba sus heridas producto de los constantes ataques de enemigos del grupo y por sus propias invasiones y robos; Thais lo alimentaba y calmaba su sed con sus raciones, ella al igual que él había nacido en este lugar de muerte siendo inocentes y por eso se cuidaban con fiereza de forma mutua, con el tiempo se enamoraron pero pasado aún más tiempo la isla se llevaría otra vida que afectaría a Acacius por siempre. Fue un ataque por la noche, el volcán exploto y ensordeció al grupo, la lava comenzó a descender acorralándolos, todos trataron desesperadamente de escapar antes de sofocarse, pero nada podían hacer, era tarde, estaban condenados a morir luchando o desvanecerse y ser bañados en lava ardiente, Acacius hizo lo imposible por encontrar a Thais, tenía que sacarla de ahí,  la depuración lo atormentaba no podía encontrarla, frenético combatía y mataba a todos a su paso aún que lo superasen 10 a 1, hasta encontrarse con el líder de la banda contraria, el hombre era gigante y al igual que Acacius su cuerpo estaba lleno de cicatrices, parecía haber sobrevivido a mil batallas; el combate inicio, la fuerza de ambos era más que notable, golpe tras golpe la lava comía los cadáveres de alrededor, nadie de su grupo había sobrevivido, el sentía que thais aun estaba viva, pero no podía escapar del combate porque el hombre estaba lejos de ser corriente, el tenia más fuerza y velocidad que la del resto de los hombres y podía sentirse una energía emanar de él, Acacius podía sentirlo, no estaba ganando, el calor empezaba a mermar su poderío y ellos aun eran muchos, el gigante lo noto y golpeo con tremendo ímpetu y uno de los golpes lo dejo sobre una de sus rodillas, ya no podía resistir mas los golpes y desde el suelo con los brazos cruzados aun resistía, lo hacía por ella, entonces, la vio, ella estaba cerca de un risco bloqueada  por la lava que si bien avanzaba lentamente no dejaba puntos ciegos para sortear o saltar, a estas alturas casi todos estaba muertos consumidos por la lava y sofocados por el calor, pero por alguna razón Acacius aún estaba consciente, el gigante noto que su rival se distrajo y la vio, una hermosa mujer de cabellos rosas, golpeo con fuerza una vez más a Acacius y de un simple salto quedo enfrente a la muchacha que ya estaba casi desmayada, la tomo por la cabeza y lamio su cara, cuello y senos con perversión, sonriendo dijo “te haría mía hasta que mueras de angustia y dolor mientras él mira” refiriéndose a Acacius, el gigante noto que había una historia de amor entre ellos, así que decidió destruir también el alma y la mente de su contrincante, por la molestias que le había ocasionado, por combatir perdieron los alimentos y agua. Comenzó a apretar su cabeza planeaba reventarla cual uva exprimida mientras con la otra mano manoseaba su cuerpo y sus pechos al grito de “Mírala morir ¡asqueroso gusano!” 

Acacius comenzó a sentir desde la impotencia y desesperación una fuerza que lo elevaba y le devolvía sus energías como si mil voltios corrieran por sus venas, la ira de esta energía parecía detener sangrados y cortes de su cuerpo, este se re incorporo y respondió a los gritos también “¡Mueves un musculo mas y separare el alma de tu cuerpo y lo torturare durante toda la eternidad!” entre dientes dijo pero bien claro con su grave voz. 

El gigante sonrió y lamio la entre pierna de su amada haciendo caso omiso a la amenaza, sin quitarle la vista a su enemigo, así apresurado Acacius reacciono aun sintiendo esta energía y con fuerte cólera lanzo un puñetazo que soltó una ráfaga de luz, tan grande que el piso mismo se desquebrajo y expulso rocas hacia todos lados, el gigante sintió un gran miedo e hizo lo único que harían los cobardes en el último momento interpuso a la joven usándola como escudo. 

La sangre de la joven podía escucharse hirviendo al caer en la lava, su último grito resonó como un eco del volcán en la cabeza de Acacius, se pregunto inmediatamente “oh no... ¡¿Qué hice, que he hecho, por dios?!” Se apretaba la cabeza mientras veía como el brillo de los ojos de su amada se apagaba y daba pequeñas convulsiones aun escupiendo sangre. El gigante simplemente la miro, la besó aun sosteniéndola desde la cabeza, el beso lleno sus labios de sangre y la lanzo a la lava como una basura. 

Tembloroso Acacius, tendido en el suelo, aun no podía salir del shock sin embargo la vio encendiéndose en el rio de rocas fundidas y sus ojos se contrajeron hasta casi parecer no tener pupilas, se levanto inexpresivo aunque aun las marcas de las lagrimas atravesaban su sucio rostro ensangrentado. 

-Te matare… te matare primero y luego matare a todos, no quedara ni un rastro de esta asquerosa isla y me asegurare de que después de muertos todos vivan en un sufrimiento eterno, maldecirán mi nombre hasta el final de todo lo conocido y desconocido.- su tono era calmado, parecía decirlo sin sentimiento alguno, la energía que se desprendía de el ahora era agresiva más grande, más poderosa. El gigante podía sentirla y el terror que le producía no lo dejaba moverse el era quien se preguntaba ahora que había hecho, se podía notar cómo se orinaba en sus pantalones. 

Acacius avanzaba y la lava se corría como hojas desplazadas por el viento, hasta quedar frente al gigante, le cobarde comenzó a atacarlo frenéticamente pero parecía no hacerle daño de hecho este no se movía ni un centímetro al recibir los puñetazos, solo continuaba mirándolo fijo, levanto su mano y con su dedo índice lentamente se apoyo e incrusto ante la mirada desconcertada y llena de temor de su adversario que veía el dedo clavarse sobre su pecho y este reventó convirtiéndose en una lluvia de sangre con la que Acacius quedo bañado, miro su puño que ahora chisporroteaba y le dio un puñetazo a la tierra en dirección al volcán, parecía no haber sucedido nada, hasta que la isla completa tembló, algunas rocas pequeñas comenzaron a elevarse y salir disparadas en todas las direcciones y luego medianas, seguidas de enormes y grietas de las cuales se desprendían una luz blanca potente salían iluminando la noche. La isla estaba siendo destruida y el mar se estaba tragando todo lanzando rocas hacia todos lados y vapor al agua entrar en contacto con la lava. 

Mientras que esta se perdía para siempre podía verse como una estrella fugaz cruzaba el cielo a toda velocidad, ese era Acacius escapando y dejando atrás su pasado. 

Cuando aterrizo quedo inconsciente ya no estaba poseído por su furia y era de día, alguien se acercaba y emanaba una terrible fuerza resplandeciente, se levantaba de la arena débil y tembleque, no tenía fuerzas para otro combate, a lo lejos podía verse humo en el océano, últimos vestigios de aquella isla maldita enterrada. 

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.